20/7/2014

GRAN RED VELVET (para los redvelvet-adictos)

Que levante la mano quien se declare redvelvet-adicto/a... YOOOOOO!!!! YOOOOOO!!!
Jeje, pues para todas y todos los que adoráis este maravilloso sabor os traigo una súper tarta, una montaña de delicioso red velvet con crema de queso y cerezas. Es el Gran Red Velvet.





Es o no es para que se te haga la boca agua... Yo no digo nada, pero esto es un éxito seguro lo hagáis cuando lo hagáis, sea la ocasión que sea, y para quien sea.



Vamos con la receta que sé que lo estáis deseando.

GRAN RED VELVET

Ingredientes para el bizcocho:
60ml de aceite de oliva suave
160gr de azúcar
1 huevo grande
150gr de harina
1 cucharada rasa de cacao en polvo
1 cucharadita y media de vainilla
125ml de buttermilk (leche y unas gotas de vinagre o zumo de limón)
1 cucharadita de vinagre
1/2 cucharadita de bicarbonato de soda
1/2 cucharadita de colorante rojo en pasta

Precalentamos el horno a 170ºC y engrasamos un molde en forma de montaña (yo usé éste para la falda de las tartas de muñecas).  Batimos el azúcar con el aceite y huevo, seguido de la vainilla. Una vez obtenemos una mezcla homogénea, añadimos la mezcla tamizada de harina y cacao en dos o tres veces, intercalando con el buttermilk. Por último echamos el vinagre sobre el bicarbonato y al burbujear lo añadimos a la masa. Mezclamos y es el momento de darle color. Yo uso el colorante Extra Red de Sugarflair, con media cucharadita de café deja el bizcocho con un tono rojo terciopelo precioso.
Llenamos el molde y horneamos unos 35-40 minutos o hasta que introduciendo un palillo en el bizcocho salga limpio.

Ingredientes para la crema:
250gr mantequilla
250gr queso de untar
400gr azúcar en polvo

Batimos la mantequilla y el azúcar en polvo. Una vez bien batidos, añadimos el queso crema, hasta integrar.

Una vez tenemos la crema de queso lista, rellenamos nuestro bizcocho que cortamos en dos mitades con un cuchillo de sierra. Y seguidamente, con ayuda de la espátula cubrimos la superficie de nuestra "montaña" de red velvet. Para terminar de decorar, metemos la crema en una manga pastelera con boquilla 1M de estrella, y hacemos zig-zag desde la base de la tarta hasta el pico de la misma. Así hasta cubrir toda la tarta.
Con una miguitas del bizcocho repartimos sobre la crema y colocamos unas preciosas y riquísimas cerezas.
Listo!





¿Un trocito?
Venga que este postre no deja indiferente a nadie. 
Con el nuevo curso os traeré nuevas noticias llenas de ilusión. Deseando estoy de contaros.



Besitos redvelvet-adictos/as!



6/7/2014

KAWAII CUPCAKES (que moooonos...)

Ya están aquí. Sí sí. Tenía unas ganas tremendas de hacer algo de estilo Kawaii, y mira por donde, se me ocurrieron unos cupcakes. Aquí tenéis mis pequeños.


Me encanta todo el mundo kawaii, esas caritas taaaan monas, los diseños y personajes kawaii son tan originales y simpáticos. Me chiflan.





Kawaii es un adjetivo japonés que viene a significar en español, bonito, mono, chuli, o en inglés "cute".
Se usa para moda, juguetes, y en especial para el anime japonés y esos personajes tan tan lindos.




 Está claro que el personaje kawaii más conocido es Hello Kitty. Pero hay otros personajes que me encantan y los sigo por internet porque son de lo más monos.
Uno de ellos es el osito Rilakkuma, todo ternura. Pero mi preferido es sin duda el gatito Pusheen. Sus viñetas me encantan, porque le gusta comer y holgazanear jeje, un crack.





Para conseguir este frosting tuve que usar merengue italiano y así conseguir ese aspecto tan suave y esponjoso. Lo coloreé con tonos pastel: rosa, celeste y verde. Para hacer las caritas usé sprinkles de colores con forma redondeada y corazones. También un poco de fondant negro.




Las recetas ya las tenéis en el blog. Para el bizcocho usé ésta receta y para el merengue italiano la misma que usé para éstos cupcakes que tenéis aquí.

Espero que os gusten mis peques cupcakes kawaii, les he cogido cariño y da penita comérselos.
Besitos kawaii a tod@s!

4/7/2014

MACARONS DE MANZANA Y TAMBIÉN DE CABELLO DE ÁNGEL (probando..., probando...)

Probando, probando ando con diferentes combinaciones de sabor para mis macarons, ahora que parece que poquito a poco les estoy cogiendo el truco. 
Tenía compota de manzana y se me ocurrió que no estaría mal incluirlo como parte del relleno de un macarons verde y hermoso jeje. Mano a la obra.




Aquí podéis ver cómo rellenaba los mac, con crema de mantequilla de manzana y compota en el interior.



Quedaron muy naturales y con un sabor intenso a manzana. Un toque clásico.



Los metí en su cajita y luego cogí unos mac que había hecho con un tono caramelo, y recordé que compré días antes una lata de cabello de ángel. ¿Cómo quedaría esto como relleno de un mac?



Pues riquísimo, de nuevo con un sabor diferente, tradicional y clásico. Delicioso.



Así que con esta combinación recompuse las cajitas y las preparé con ambos sabores, una para mis padres y otra para mis suegros. A ambos hay que tenerlos contentos jeje.



La receta de los macarons que usé la tenéis aquí. Únicamente cambia echar el colorante del tono que deseemos (en este caso verde y marrón) y la crema de mantequilla hacerla con el sabor de cada mac.
Aquí la presentación final. Espero que os haya gustazo.